Teeth



Teeth
(Dir. Mitchell Lichteinstein, 2007)
* * 1/2

En alguna ocasión, el sociólogo Herbert Marcase afirmo que el erotismo era un triunfo contra lo más temido de la humanidad, la muerte. Hay tratados muy interesantes (el libro “Después del Eden” de Ken Wilber) que estiman que todas las culturas y todo el progreso que ha tenido la humanidad derivan en el miedo que como humanos le tenemos a la muerte. Marcase entendía al erotismo como la respuesta al enfrentamiento que presupone la muerte. Decía que era la expresión más plena de la afirmación, de la aspiración amorosa.

Sobre el erotismo y el sexo hay miles de propuestas, tesis, arte inspirado y demás tratados que debaten sobre elementos muy básicos y a la vez muy contradictorios entre sí. El sexo viene acompañado, por lo general, de la perturbación, la extrañeza y hasta el asombro. Uno de los elementos constantes es el papel activo que por “costumbre” tiene el hombre. La realidad es que ese papel activo ya no depende del género, sino de otros factores, creencias, costumbres.

Quizá el organismo que más ha satanizado al sexo y al erotismo es la religión. En algunos extremos se dice que el erotismo (no el sexo) es la diferencia entre los hombres y los animales. El sexo no siempre es amoroso, erótico, a veces es también una expresión animal, elemento en el que la religión se enfoca y se vuelca en el triunfo de cierta represión que con los años ha perdido vigencia.

En el cine, el erotismo es uno de los temas más tratados en los más dispersos géneros, y con bastantes argumentos. El horror se ha encargado de reflejar elementos eróticos con mucha precisión (el mito de Drácula, por ejemplo). El año pasado, muchos esperaban ansiosos aquella historia sobre un mujer que descubría, con mucho horror, que poseía un arma brutal para el oponente directo de su género, el hombre.

La cinta, Teeth, estrenada discretamente el año pasado y que ha repuntado con la salida del DVD (situación a la que muchas cintas están condenadas). El hecho del poder que tiene en la actualidad el formato no es nada nuevo ni escandaloso (Romero comenta en los extras de “Diary of the Dead” que su idea inicial era lanzar dicha cinta directo a DVD). Así muchos hemos llegado a descubrir y por momentos disfrutar una cinta que su principal propuesta es una chica que tiene dientes en la vagina y sus diferentes enfrentamientos con los hombres.

Ella se llama Dawn y su presentación se da en un foro-conferencia que ella imparte hacia varios jóvenes (de entre 12 y 16 años) sobre el regalo que todos ellos tienen, su virginidad. Un regalo que no deben entregar a cualquiera, mucho menos de las formas tan poco ortodoxas en las que se da actualmente. Su seguridad sobre dicha decisión es demandante e irritante por igual. Su sermón e interacción tiene los elementos más extremos de algunas religiones, con simbolismos, culpabilidad y manipulación. En dicha plática, Dawn conoce a Tobey, de quien siente una atracción, que eventualmente ella considerará pecaminosa. Imagina a Tobey de forma sexual, situación que la alarma y le hace alejarse de él. No pasa mucho tiempo para doblarse ante tal decisión, cuando se cita con Tobey. Una cosa lleva a otra, al tiempo que Tobey revela su urgencia (por llamarla de algún modo) que le motiva incluso a un intento de violación. Es ese acto, al cual Dawn reacciona con terror, lo que le lleva a descubrir su don, enfermedad, mutación, con resultados fatales para Tobey, en serio, fatales al extremo.

Así,.Dawn tratara de encontrar una explicación a si situación, confundida entre sus creencias y costumbres, contra lo que bien pudiera ser una deformidad que pretende alejarla de todo y todos. No solo la circunstancia especial que vive transforma su mundo por completo, al descubrirlo, descubre que también ha cambiado el entorno de quienes le rodean, sus increíblemente amorosos y comprensivos padres, y sobre todo su misógino e incestuoso hermano, quien desde muy pequeño sospechaba algo extraño en su hermana.

La verdad es que Teeth nunca acaba por definirse. No es del todo una crítica, ni una comedia, ni una cinta de horror (aunque como hombre, uno solo puede cerrar los ojos y rezar por nunca vivir una situación similar). La idea es bastante original y con todos sus altibajos, le alcanza para mantener la película de forma fluida, graciosa y hasta interesante.

Durante muchos siglos, la imposición católica promueve la idea de un mundo puritano y sobre todo con culpa. Pero de doble moral, al final. La religión menciona a la lujuria como un acto impuro, que lleva al malestar. Es por ese sentido curioso, que la chica se comporte como predicadora de una ideología que se antoja anticuada y represora. Dawn tiene que enfrentarse con ese mundo que ha negado, que ha decidido reprimir, mediante tres hombres que de una u otra forma entienden el sexo de la forma más opuesta al de ella, un acto animal de satisfacción y necesidad. Y las consecuencias para cada uno, son el castigo que muchas mujeres aspiran. La verdad es que uno al final se pone a favor de la chica, pero no pude evitar, por lo gráfico, sentir cierto malestar y angustia del destino de cada uno.

El DVD esta en Región 1, bajo la mano de "Dimension Extreme"(proveedores de la joya Inside y de Diary of the Dead). Tiene subtitulos en ingles y en español. Incluye un soso detras de camaras y el respectivo comentario que hay que escuchar en el momento de la cueva

2 comentarios:

Josafat M. dijo...

Mira compartimos reseña, ya vi Diary of the dead y me decepcionó mucho, en esta semana subo reseña, un saludo.

Ad Ayin dijo...

Andan saliendo buenas cintas en DVD. Teeth la vi hace muy poco, creo que ya tiene un rato en el formato. Diary esta agotada en todos lados, me la prestaron y la disfrute bastante