Sex & the city - male version





And inside the cineplex, we passed the line up waiting to go in and see Sex & the City. There were 20 women waiting to enter, and one guy.... And
he was there with his girlfriend



Eso es un fragmento de un podcast de la CBC Radio, acerca del estreno de la película Sex & the City. Me sorprendi (gratamente) que no soy el único que esta huyendo de presenciar esta cinta.


Estabamos formados en la antesala a Iron Man. Ella leía la acostumbrada mini-revista que obsequian en taquilla y que anuncia los proximos estrenos. Estaba distraido y desprevenido (debi haber leído la revista antes) cuando llego a la página dominada por la imagen de la Parker y compañía, con sus espectaculares vestidos y asombrosos zapatos (eso dicen). Fue cuando dijo "la quiero ver"... Error... fue cuando me dijo "la quiero ver". No solo me anunciaba su deseo, fue un delicado y sutil "la quiero ver" que en realidad significaba "me vas a llevar".


Cada que se presenta una oportunidad (exigencia) para verla a regañadientes, fingo demencia alegando que hay cosas importantes que debo resolver, aquejandome de dolores inventados, señalando un incidente de la naturaleza y hasta jurando que a mi no me gusta ir al cine...


Pero cada vez los argumentos se me agotan y el plazo para asistir a dicho evento cinematográfico se acorta. Tal vez lo merezco después de que me ha acompañado a inumerables churros. Aunque ella es muy comprensiva y si le consigo la cinta en versión apocrifa (o se le olvida hasta su estreno en DVD) estara un poco más satisfecha.


Nunca rechace la serie, ni la considero un entretenimiento banal. Alguna vez vi un capítulo y debo decir que me entretuvo, nada más. Pero el glamour, la superficialidad, el consumismo me parece magnificado en la versión para pantalla grande. Indudablemente las mujeres tendrán mejores argumentos para defenderla, que los hombres para criticarla.

Por ejemplo, no puedo resistirme mucho a ver una cinta de Vin Diesel vistiendo de cuero, con más armas de las que pueda cargar, golpeando, lastimando, pisoteando, tasajeando a cuanto villano se le aparece. No tiene historia, no tiene guión, no tiene originalidad y Diesel no sabe actuar, pero ver al antiguo bouncer siendo un autentico badass me divierte bastante. Situación similar ocurre con Jason Statham y sus divertidos churrotes (hasta el bodrio que pinta ser la nueva versión de Death Race se me antoja, aca el trailer)


El mismo podcast presenta una versión de Sex & the City, protagonizado por hombres. Insisto, solo vi un par de capítulos y no se si el resto seguía un lineamiento similar... pero el resultado es muy semejante. Y muy muy divertido

(En caso de que el vínculo de abajo no funcione, del lado derecho debajo de la imagen del ipod esta el audio)

4 comentarios:

Joel Meza dijo...

Yo por éso animé a mi esposa a que invitara a sus amigas a verla, de modo que fuera "noche de amigas".
A mí me divertía la serie, pero muchas veces los voice-overs me parecieron redundantes a la imagen. Aún así, no recuerdo ningún capítulo en particular, sólo algunas escenas intercambiables donde alguna de ellas se le ofrece a algún hombre.
Otro encanto de la serie es que los capítulos duraban 20 minutos. Dos horas y media de eso mismo en el cine es demasiado. En ningún momento se compara a ver 4 o 5 capítulos seguidos en casa.

Ad Ayin dijo...

¿Dos horas y media???
Creo que yo mismo le organizo su noche de amigas... hasta les cocino si es necesario

Diezmartinez dijo...

Gracioso el audio, la verdad: "Me sentí como Oskar Schindler y quería llevármelo con nosotros..." con respecto al pobre tipo haciendo cola con su novia para ver Sex and the City junto a 20 mujeres. Yo me quedaré con las ganas de verla. Además de la chamba, estoy de vuelta en un festival personal de Werner Herzog. ¿Fitzcarraldo vs. Sex and the City? Ok: la competencia no es justa, pero el mundo tampoco lo es.

Ad Ayin dijo...

¿De Herzog?
y yo apunto de convertirme en ese hombre, que solo va de compañía...

ay, ay... mi higado.... ay.