Agosto - 8 años


Año 2000. El octavo mes del año servía para recapitular los sucesos que habían acontecido alrededor de un mitológico año. Religiones, profetas y charlatanes por igual, habían predicho este año, como el final de la vida como la conocemos. Dependiendo de cómo cada quien conciba la vida, efectivamente, significo el simbolismo de muchas cosas.

Para muchos significaba el final de la esperanza. El año 2000, además de prometer la destrucción de la vida humana, juntaba opiniones más optimistas, de un futuro mejor, de un inicio lavado y filtrado. La esperanza que el nuevo siglo trajera una vida mejor. La mitad del año había demostrado que no solo cambiar de cifra implicaba cambiar de realidad. Como quedo claro cuando llego el final del reinado de un partido político que dominaba la presidencia y el poder, con artimañas, fraudes, acarreos. Aunque muchos tenían que celebrar cuando un partido duro de derecha alcanzaba por primera vez el poder. Un presidente que al final resulto un mal innecesario, en Agosto de 2000 terminaba una etapa, al menos en papel (la realidad es que nunca se acerco siquiera a las expectativas que se le habían puesto)

Y aunque seguíamos sin autos voladores, robots amaestrados, tele transportación y demás, la tecnología comenzó a ser parte cotidiana de la vida. Esos sueños tecnológicos de los que nos hablaban se materializaban con el primer mapeo del genoma humano, la expansión masiva y veloz del Internet, las operaciones que lograban recuperar la vista. Esos acontecimientos también tapaban un error tecnológico que le costo la vida a muchas personas, cuando un avión Concorde de Air France se desplomaba a los pocos minutos de haber despegado. El accidente significo el final del servicio de esa categoría de aviones.

El mundo aún se dividía entre la esperanza de un nuevo milenio a sus pies y entre quienes avistaban un futuro y presente desolador y destructivo. Faltaban aún algunos meses para que el villano favorito actual, George W. Bush, llegará al poder, después de unas elecciones bastante dudosas.

El mes de Agosto, en Hollywood, por lo general significa el estreno de cintas menores, cintas que ni sus estudios confiaban ser exitosas. Películas que estuvieron una temporada enlatadas y que lanzaban por rellenar espacios. En México aún tardaban más de un mes en estrenarse las cintas, en relación con su estreno en E.U. La piratería alcanzaba más fuerza. En Agosto se estreno una de las cintas más esperadas de ese año y la que pondría al comic en el ojo del huracán. Es probable que debido a esa, todas las que le siguieron obtuvieron luz verde.

En Agosto de 2000, el cine en México se movía entre los siguientes estrenos:

- X-Men de Bryan Singer
- Gone in 60 seconds de Dominic Sena
- The Perfect Storm de Wolfgang Petersen
- Frecuency de Gregory Hoblit
- Titan A.E. de Don Bluth y Gary Goldman
- The Skulls de Rob Cohen
- Rules of Engagement de William Friedkin
- El reestreno de Rear Window de Alfred Hitchcock

4 comentarios:

Joel Meza dijo...

Como quien dice, si no fuera por el reestreno de Rear Window, México se hubiera ido al hoyo (Fox incluido)...

Ad Ayin dijo...

Jejeje... pero este agosto que onda? Estamos tambien en peligro de destruccio

Joel Meza dijo...

... y sin reestrenos.

Ad Ayin dijo...

¿y los x-files? ¿y semi-pro? ¿y wanted? no son reestrenos, pero parecen refritos