Top Ten: Música. 3


Deerhunter
Kranky

Para muchos, este grupo de Atlanta solo funciona bajo los efectos de un enojo demasiado controlado, controlador y consumista. Solo adolescentes renegados y relegados a la orilla pueden admirarlo y convertirlo en una obra de culto menor. Una gigantesca tontería, si me preguntan.

Liderados por el mil-usos Bradford Cox, Deerhunter lanzo al mercado su segundo disco, Microcastle, demostrando que no son un one-hit-wonder y deben ser tomados muy en serio. Alejados por completo de Turn it Up, Faggot, su primera grabación, Microcastle ha sido descrito por el propio Cox como “otoño/invierno”. Sorpresa para muchos que el líder de la banda tenga la bondad (o descaro) de catalogar su propio proyecto, la realidad es esa. Un disco que es difícil digerir la primera pasada, pero crece y crece dentro de uno conforme se vuelve a escuchar, hasta llegar al punto de identificar cada pieza con mucha facilidad. Se siente pesado, complicado en un principio, parece contar demasiadas cosas y aludir a muchos sentimientos, Cox lo sabía (sus declaraciones son bastante elocuentes)

Microcastle parece enfocarse en mucha tristeza, pero también en mucho hartazgo. Cox canta la mayoría de las canciones entre mucha desilusión o con falta de emoción. Ese estilo de casi conversación hace que el segundo track, Agoraphobia, se trepe por el inconsciente del escucha y se aferre como ramas de un árbol. Y así sucesivamente por cada track. No parece querer definir una proclama, ni un discurso, solo ver pasar el tiempo y tratar de alcanzarlo.

Cox tiene un proyecto aparte de nombre Atlas Sound, una nostalgia medio ambient que ha producido cierto interés en varios rincones. Pero creo que será, con el tiempo (quizá mucho) esta obra mayor, Microcastle, la que pondrá muchos reflectores en la personalidad del compositor, ubicándolo como un creador aparte, lleno de contradicciones, de pausas, de errores y pocas definiciones. Esos adjetivos ya lo colocan en un punto diferente, donde si bien se le admira, también se le repele. De ser así, Deerhunter apunta para ser uno de los grupos más interesantes en los años venideros, aunque probablemente también será uno de los más menospreciados.


La mejor: Agoraphobia
Downlodeables: Little Kids, It Never Stops, Nothing ever happened
.

5 comentarios:

pepe dijo...

ya te agrege gracias

Joel Meza dijo...

Cómo ha cambiado Robert De Niro...

adayin dijo...

gracias pepe

Joel: No entendi ¿?

Joel Meza dijo...

¿Pos qué no es The Deer Hunter de Cimino?

adayin dijo...

Jajaja... pos si verdad. Igual de deprimente.. nah!