Miercoles 2 x 1

Yo tuve la oportunidad de asistir a las funciones de 2x1. En las viejas salas de cine, los miercoles era así, pagar un boleto y entraban 2 personas. Salas gigantescas, con grandes dulcerías, varias filas de asientos, dos pisos. Es cierto que el sónido y la pantalla nada tienen que ver con las asombrosas salas de la actualidad, pero hay mucho de nostalgia de esas salas. No solo por la experiencia que representaba asistir, sino también de las películas que exhibían.


El tema puede ser extenso y prometo retomarlo en otra oportunidad. Por ahora hay que conformarnos con el precio reducido de los boletos cada miercoles. No por eso uno se mete a ver cualquier película que este en el horario que se llegue, tampoco hay que abusar de la situación. Sin embargo, siendo miercoles (de precio barato) un día que por costumbre se maneja como cinematográfico, hay que aprovechar:





1) Sobrenatural (The Mist, Dir. Frank Darabont, 2007)
* * 1/2

Crecí con los libros de Stephen King. Le tengo un cariño muy especial al autor y sus escritos. Pueden tacharse de lectura fácil (no coincido), simplona (mucho menos) y con estructuras demasiado lineales o superficiales (para nada). Como sea, King me abrió paso a la lectura que con los años tome (cuando acababa uno de King, me quedaba con ansías de más, y descubrí a Lovecraft, a Faulkner, a Allan Poe y hasta a Hemingway). Y sus historias todavía hoy cuando tengo oportunidad de descubrir o revisar de nuevo me emocionan y me entretienen.


Leí muy joven el libro "Rabia", bajo su seudonimo de Richard Bachman. Incluso me acerque a su agente (Marsha DeFilipo) con la interrogante sobre una posible adaptación de la misma. Su respuesta fue un rotundo no. Digamos que una temática donde un joven toma su salón de clase a punta de pistola no era muy bien recibida (sobre todo después del incidente Columbine). Ante tal tragedia que fue esa noticia para mi, pregunte por otra que acaba de leer. Un cuento corto incluído en la saga The Skeleton Crew, de nombre The Mist (no había versión en español). Su respuesta fue que si se planeaba, pero no había una idea viable por el momento.


El momento, más de 25 años después de su publicación, llego, en apariencia.


No es del todo difícil visualizar las imagines en los libros de Stephen King. El escritor de Boston es detallista, descriptivo e imaginativo. Utiliza todo lo que rodea su entorno y lo que envuelve el comportamiento de sus personajes para crear miedos tan terribles y profundos que ni siquiera sabíamos que estaban ahí. Emplea elementos comunes y los convierte en terroríficos. Bosques, lagos, cabañas son una parte constante en sus cuentos.



El cuento corto más largo que escribió, con casi 160 páginas, era una historia que el director Frank Darabont soñaba con realizar (como muchos fanáticos de King). Darabont no es ningún novato en adaptar historias de King, ya antes lo había hecho con Sueño de Fuga (The Shawshank Redeption, 1994) y con Milagros Inesperados (The Green Mile, 2000).



Un pequeño pueblo de Maine es atacado por una feroz tormenta eléctrica, destruyendo árboles, casas y vías de comunicación. Mucha gente del pueblo se encuentra en un mini súper, comprando reservas en caso de que el problema dure más tiempo del que tienen pensado, cuando aparece un hombre que huye aterrorizado de la inmensa niebla que se forma y envuelve todo el pueblo. Poco a poco, las personas descubren que la niebla oculta algo desconocido, monstruos con grandes tentáculos, gigantescos insectos venenosos y despierta el más básico instinto del hombre, la supervivencia.



A lo largo de la cinta, en realidad uno se pregunta si la humanidad merece o puede ser capaz de sobrevivir. Poco se explica de la niebla y poco se muestra de los seres que ha traído. Aún así, el planteamiento oscila en el peligro inmediato y mayor de la situación, los monstruos fuera de la tienda, o los que están dentro de ella, los seres humanos.



Al rebasar los 25 años de antigüedad la historia original, se entiende que muchos personajes se sienten acartonados, unidimensionales y hasta estereotipados. Pero la angustiosa relación que se forma entre los sobrevivientes sigue siendo igual de paranoica en la actualidad. Las diferencias que nos convierten en individuos únicos y con personalidad son las mismas que tienden a ser destructivas. Creencias encontradas, doble moral, cobardía ocultada en soberbia. Si se estudia desde un ángulo, todo eso puede llamarse cliché. En una reflexión más personal, esos elementos son la columna de la sociedad, convertida en los últimos años en una asustada, enojada, inmisericorde. Ni siquiera el heroico padre se salva de ser parte de la brutalidad actual, con un final, que si bien nada tiene que ver con el cuento original, provocará mucha discusión e interpretaciones.


El final del cuento corto era más bien interpretativo, sin explicaciones que a veces se esperan o resoluciones amables. En la cinta no sucede lo mismo. Es un final de esos que rematan, que sorprenden y hasta marea, en una cinta que parece de una vieja matiné, pero que funciona bastante, eso sí en dosis pertinentes.

3 comentarios:

Tyler dijo...

Hablando de esos cines que dices, yo todavía recuerdo cuando mis papás me llevaron al mega estreno de Batman 1 (la de Burton) al Cine Apolo, ese que estaba cerca de Plaza Satélite y que ahora es un Office Depot... que tiempos aquellos caray! me acuerdo que era tal la euforia que la fila le daba la vuelta a la manzana y eso que era un cine como para 500 o personas...
Saludos.

Joel Meza dijo...

Nunca me han gustado esos miércoles de precio reducido (o 2x1, cuando empezaron), por las aglomeraciones, incluso desde el estacionamiento. Prefiero ir a las matinés en sábado o domingo, donde el precio es reducido también y hay menos gente. Pero mi opción favorita es comprar una tarjeta de descuentos que ofrece, en Baja California, Cinemastar y me permite ir cualquier día de la semana por 25 pesos (el precio de la tarjeta es básicamente el precio normal de 3 entradas, que te regresan en tres boletos, así que es una gran opción).
Igualmente, en blockbuster rento sólo en martes de 15 pesos y junto mis cinco rentas para tener una renta de serie gratis. Cuando compras pañales, hay que ahorrar sin dejar los vicios...

Ad Ayin dijo...

Claro!!... Batman. Yo fui a uno de esos cines por Reforma y también con filas extensas. Todos atascados en las puertas de la sala, y podías escuchar el final de la cinta... Que tiempos aquellos!!

Creo que es tiempo de que ya le entre al martes de blockbuster. Nomas se me olvida. Los pañales son una buena justificación.

Saludos